17 marzo, 2015

El miedo a ser juzgado


  Estoy sentada en esta sala de mi universidad, escuchando atentamente a una desconocida que nos explica técnicas para defender nuestra tesis de final de carrera. Nos invita a levantarnos y presentarnos, quiero hacerlo, pero no me atrevo. Siempre es igual. Es un miedo escénico que me ha atrapado desde pequeña, incluso con cosas que domino, pero ahí está. ¿Por qué? No lo sé.

  Siempre, antes de cada intervención en público, me intento convencer a mí misma: no te pongas nerviosa, lo sabes, lo puedes hacer genial, ¿por qué te pones nerviosa? Son tus compañeros de clase, ya los conoces, no tiene sentido que tiembles, que sudes, que dudes, que se te olviden las cosas. 

  Pero no hay remedio, vuelve a pasar. Pero, ¿cuál es el miedo? ¿Es el de hacerlo peor de lo que podría o debería? ¿Qué a los demás no les interese lo que esté diciendo?

  No. Es el miedo a que los demás te juzguen. El miedo de que en lugar de prestar atención a tus palabras, estén juzgando tu ropa, tu pelo, tu cara, tus gestos, tu voz, tu forma de hablar. Es el miedo que una sociedad superficial ha creado, y si bien nos dicen que no nos tiene que importar lo que los demás piensen de nosotros, va inculcado en el interior de muchas personas el miedo a las críticas destructivas.

  Porque sí, hoy en día nos gusta más destruir que construir, nos importa más lo malo de los demás que lo bueno de uno mismo. Quizá es porque nos sentimos mejor si tapamos nuestros defectos con los defectos de los demás, creyendo así ser superiores o simplemente algo mejor que el que tenemos al lado.

  Comparamos, comparamos y comparamos, en lugar de pensar que cada cosa que comparamos tiene algo peor pero también algo mejor que su contrincante.

  Por eso, aunque de sobra sé que todos esos que me critican sólo lo hacen por cubrir sus propios defectos, para creerse mejores que los demás o porque es su única forma de diversión, aún así, sigo teniendo ese miedo, aunque sé que no me debería importar. 

 Pero es lo que la sociedad ha construido: personas con miedo a ser juzgadas y personas con miedo a mostrar sus defectos.


14 comentarios:

  1. Hola: antes de juzgar a nadie tenemos que tener empatía porque cada persona tiene una historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas toda la razón Marta. Un saludo!

      Eliminar
  2. Te aseguro que lo que te ocurre se cura con los años, no quiero sonar a madre, pero yo era como tú, el papel que tenía en las manos temblaba tanto que el profesor acababa retirándomelo, las personas que tienes delante no forman parte de tu historia,lo que piensen, no va hacer que tu vida cambie, tu escribirás tu propia historia y los personajes que recuerdes no serán ellos, un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito lo que me has dicho, muchas gracias :)

      Eliminar
  3. Hola, yo viví de cerca el stress que puede genera la tesis con mi mamá, ya que ella también sentía mucho nervio a la exposición y al público. Nadie más que tu puede terminar con ello, así como te ha dicho 'sembrada de bombillas', debes pensar que tú eres la importante en esas situaciones y no el resto, juzgada vas a ser siempre, por lo que hagas y lo que no, asi que tu decides si quieres vivir esclavizada en aquello.
    Un beso y te deseo muchisima suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias y gracias por tu comentario de ánimo! Un saludo :)

      Eliminar
  4. ''El tamaño de los monstruos dependerá del miedo que les tengas'', me ha encantado esta frase.
    Estoy de acuerdo en todo lo que has dicho, a mí me pasa igual, cuando tengo que hablar delante de alguien me pongo muy nerviosa por miedo a que me esté juzgando de cualquier forma, aunque piense que es porque tienen que cubrir sus defectos, no lo puedo evitar.
    Un besote, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas razón, un beso y gracias por pasarte :)

      Eliminar
  5. Ciertamente me sucedia eso hasta que me dije porque debo de temer la mayoría son mis amigos mis conocidos lo peor que puede pasar es que me equivoque y eso era lo que tenia equivocarme hasta que entendí que es lo mas normal del mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo intento hacer como tú. Muchas gracias por tu comentario, un beso :)

      Eliminar
  6. Hola!!!

    Buena entrada, estoy de acuerdo con todo lo que dices, siempre cuesta pero lo mejor es dejar todas nuestras preocupaciones al margen y tener pensamientos positivos sobre nosotros.

    Besicos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias por tu comentario, ya me pasé por tu blog y es muy bonito. Un beso :)

      Eliminar
  7. Es muy fácil juzgar y degradar a alguien sin recordar que nadie es perfecto y que todos tenemos defectos . Siempre debemos tratar como deseas ser tratado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo mismo pienso yo, pero las personas somos muy hipócritas.. Gracias por pasarte :)

      Eliminar

Críticas y comentarios