19 mayo, 2015

Pero te quiero

  Te quiero. Te quiero. Te quiero. ¡Te quiero! Ni lo he meditado. Simplemente, lo pensé, lo pensé una vez, y luego otra, y ni me pregunté si era real. Pero hasta estuve a punto de decírtelo. Entreabrí los labios, cogí aire, la punta de mi lengua tocó mis dientes, pero el sonido se desvaneció cuando me di cuenta de lo que estaba a punto de hacer, cuando recordé que no debo cometer errores y que no debo asustarte. Pero te quiero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Críticas y comentarios