05 octubre, 2016

Reseña: Matar a un ruiseñor - Harper Lee

Título original: To kill a mockingbird
Autor: Harper Lee
Año: 1960
Páginas: 416
Género: Novela de aprendizaje, drama
Editorial: B DE BOLSILLO MAXI







Jean Louise Finch evoca una época de su infancia en Alabama, cuando su padre, Atticus, decidió defender ante los tribunales a un hombre negro acusado de violar a una mujer blanca. Novela de iniciación, Matar a un ruiseñor muestra una comunidad, la del sur de Estados Unidos durante la década de 1930, dominada por los prejuicios raciales, la desconfianza hacia lo diferente y la rigidez de los vínculos familiares y vecinales, así como por un sistema judicial sin apenas garantías para la población de color. 








Una novela clásica imprescindible en nuestras vidas.

Matar a un ruiseñor fue la única novela conocida de Harper Lee hasta la publicación de su secuela, Ve y pon un centinela, en 2015, que curiosamente guarda hechos dudosos tras su publicación, como la no autorización de la autora, que murió poco después.

Matar a un ruiseñor nos narra la historia de la desigualdad racial en la sociedad estadounidense de los años 30, marcando dos posturas contrarias en la aceptación o no de la población negra como iguales y contada desde el punto de vista de Scout, una niña que cuando comienza la historia tiene sólo seis años, por lo que deja ver su total inocencia ante otras personas, así como frente a situaciones de personas adultas y a la trama principal del libro, que es la defensa que su padre, Atticus Finch, que es abogado, hace a Tom Robinson, un hombre negro que es acusado de haber violado a una ciudadana. 

El libro trascurre a lo largo de unos cuantos años, en los que se ven las situaciones cotidianas del pueblo de Maycomb y las relaciones entre sus ciudadanos, a la vez que se centra un poco más en la vida diaria de Scout y su hermano mayor, Jem, mostrándonos claramente la época de los años 30.

El libro tiene un vocabulario sencillo a la vez que sofisticado. Guarda momentos emotivos, graciosos, tensos y en ocasiones duros, siendo bastante realista en todo momento. 

Atticus es una persona admirable, un hombre modelo que da lecciones ejemplares a sus hijos, que contrariamente están vistos por parte de algunos personajes como mal criados para la sociedad culta de aquella época.

El libro está lleno de lecciones de vida y algunas frases memorables, y deja muy claro lo importante que es el tipo de educación y de ejemplo que se da a los niños. Sin duda alguna es una lectura que guardaré con mucho cariño y que será de las que vuelva a leer en distintos momentos de mi vida.


NOTA

5/5



"...uno debe mentir en ciertas circunstancias, en particular cuando no puede modificar las circunstancias."


"Uno es valiente cuando, sabiendo que la batalla está perdida de antemano, lo intenta a pesar de todo y lucha hasta el final paso lo que pase."


"Llorar por el infierno puro y duro en que unas personas hunden a otras... sin detenerse a pensarlo siquiera. Llorar por el infierno en que los hombres blancos hunden a los de color, sin pensar que también son personas."













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Críticas y comentarios