11 enero, 2016

Acordes de amor y despedidas - Capítulo 25

Aún no puedo creerlo.

—¿Qué es lo primero que piensas hacer con ella? —pregunta Drew.

—No lo sé. Supongo que intentaré recordar cómo tocar alguna de mis canciones.

—No olvides…

—Tu canción. No te preocupes —le doy una sonrisa prometedora.

—¿Te apetece comer algo?

—Sí. Estos nervios me han dejado el estómago vacío.

Sin darme cuenta, Drew me vuelve a guiar hasta la cafetería en la que trabajo.

—Oye, nunca me has dicho… ¿cuántos años tienes?

—Veintiuno… ¡veintidós! —me corrijo a mí misma.


—¡Vaya memoria!

—Es que los cumplí hace poco —me excuso.

—Bueno, pues para celebrarlo, te invito a comer. —Abre la puerta y me invita a pasar.

—¿Vamos a comer en la cafetería?

—Sí. Hacéis comida rica aquí.

—Esta bi… —no me da tiempo a terminar la frase cuando me doy cuenta de la cantidad de conocidos que hay alrededor de una mesa llena de comida y bajo un cartel que pone “Feliz cumpleaños Alison”.

Entre ellos, mis padres, mi abuela, Kat, Steven, mi compañero de trabajo Darío, siete compañeros de mi banda de música en el instituto y… Eliot.

—¡Sorpresa! —gritan todos al unísono.

Miro a Drew con expresión desencajada pidiéndole explicaciones mentalmente. Drew ríe y se encoje de hombros.

—Sorpresa —me dice casi susurrándome al oído. Pone una mano en la parte baja de mi espalda y me da un pequeño empujón hacia los demás. Todos empiezan a darme besos y felicitaciones, además de evasivas y disculpas por no haberse acordado de mi cumpleaños hace ya casi un mes, el trece de diciembre.

 Eliot espera a ser el último en saludarme.

—Lo siento… —dice mientras me da un abrazo. Yo asiento con la cabeza en modo de aceptación de sus disculpas y aprieto mis labios simulando una sonrisa—. Luego hablamos a solas —termina.

Es la mejor fiesta sorpresa que me han hecho en mi vida. Bueno, de hecho, es la primera fiesta sorpresa que me han hecho. Todo está preparado a la perfección, parece como si yo misma la hubiera organizado. Han puesto una mesa rectangular con un mantel rojo, a juego con la pancarta. Está llena de las comidas que más me gustan: pizzas, pasta, pollo, ensaladas… Las bebidas son todas refrescos, zumos y agua; nada de alcohol. Al lado, hay una mesa redonda con una tarta en forma de nota musical rosa en la que pone mi nombre, respaldada por una montaña con cinco regalos: un perfume de Kat y Steven, un libro de Eliot, un par de camisetas y unas botas de mis padres y mi abuela, un ukelele de parte de mis antiguos compañeros y un delantal con un gato dibujado de parte de Darío. Éste último hace un gesto de que tiene el bolsillo vacío al abrir su regalo. Yo, igualmente se lo agradezco y le tranquilizo diciéndole que me gusta cocinar pasteles, por lo que me viene muy bien ese delantal que, además, es monísimo.

Me voy dando cuenta de que cada una de las canciones que suenan de fondo son canciones que me gustan. Es, sin duda, la fiesta perfecta para mí.

—¿Todo esto…?

—Sí, he sido yo —responde Drew haciéndome saber que él es el único responsable de esta fiesta—. Eres como un libro abierto cuando coges confianza. No es difícil saber lo que te gusta.

—Eso depende.

—¿De qué?

—De la persona que me trate. No con todas soy tan abierta. Es más, diría que la mayoría de las personas de esta fiesta no saben ni la mitad de mí de lo que tú sabes —confieso.

—¿Y a qué se debe eso?

—No sé. Supongo que conectamos.

Nos quedamos en silencio observando a los demás. Después de un rato, veo a Eliot al otro lado de la mesa haciéndome una señal con la cabeza. Entiendo que quiere que salgamos fuera a solas.

—¿Te está gustando todo esto?

—Sí. Muchas gracias —le digo sinceramente.

—Bueno, dale las gracias a tu amigo… lo ha organizado él todo.

—Ya…

—Lo siento Alison. Siento haber sido un capullo, y siento haber olvidado tu cumpleaños.

—No te preocupes. Entiendo que por aquéllos días apenas nos hablábamos.

—Sí, pero eres mi novia. Debería haberte dado un día muy especial. ¡Debería hacer que todos tus días conmigo fueran especiales! —casi grita, y me asusto—. No sé… no sé por qué me comporté así. Sé que lo fastidié todo. Déjame empezar de cero. Déjame enamorarte de nuevo…

Entre sus perdones y súplicas, yo me quedo estupefacta sin saber qué decir, intentando buscar por todos los medios las palabras más honestas.

—Eliot yo… tú me importas. Sabes que has sido mi primer beso… pero creo que lo de los “te quiero” y llamarme tu “novia”, creo que eso por el momento está de más.

—Ya te expliqué lo de los “te quiero”.

—Eliot. Sabes que llevo razón. Admite que me lo dijiste para enamorarme más rápidamente y no tan solo en plan amigos. —Parece que mis palabras lo avergüenzan.

—Vale. Está bien. Lo retiro, olvida aquéllas palabras.

—Creo que antes de todo eso deberíamos conocernos mejor. Hay muchas cosas de mí que no sabes, y una pareja lo debe saber todo el uno del otro —le digo mientras recuerdo lo que he hablado hace un rato con Drew.

—Vale. Quiero que me cuentes todo de ti.

—Pero no así, Eliot. Yo no puedo sentarme a contarte cada detalle de mi vida así, de repente. La confianza se gana poco a poco.

—La misma confianza que se ha sabido ganar poco a poco Drew, ¿verdad?

El lado que menos me gusta de Eliot sale a la luz. Su lado vengativo traspasa el romántico.

—Drew es mi amigo.

—Sí, un amigo que sabe más cosas de ti que yo. ¿Qué hay de esa guitarra? ¿O de toda esta gente que hay aquí hoy? ¡No conozco a la mitad!

—Recuerda lo que te he dicho, la confianza se gana poco a poco. —Me encamino a entrar otra vez en la cafetería, impregnada de furia. Eliot me ha estropeado este día perfecto. Pego un portazo tras de mí para hacerle ver que por hoy no es bien recibido para mí. A mis espaldas oigo disculpas en formas diferentes a través del cristal.

Cuando pongo la vista otra vez en mis amigos, una situación mágica pero extraña se está produciendo en ese mismo instante. Mamá apoyada en la mesa y todos los demás a su alrededor.

—Alison, ¡mamá! ¡Mamá está de parto! —mi padre confirma mis sospechas.

Después de todo, este va a ser un día redondo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Críticas y comentarios